Actividades

Jornadas de Semana Santa

Dios, que minuto a minuto, espera por nuestra respuesta, nos invita en Semana Santa a un encuentro personal con Él, en las Jornadas de Semana Santa. Días en los cuales podrás vivir y entender con profundidad, el sentido de la Pasión, Muerte y Resurrección de Nuestro Señor Jesucristo. Mediante charlas, reflexiones, actividades, deporte, celebraciones litúrgicas y la convivencia con otras jóvenes, podrás experimentar el inmenso amor de Jesús, que se ofrece por el perdón de los pecados, y con su muerte en Cruz, nos da la salvación.

Campamento de Santa María

No es un campamento cualquiera, de descanso y nada mas. Es una experiencia única, de contacto con Dios, a través de la naturaleza y de la convivencia con otras jóvenes. Es un espacio de alegría, exigencia, entrega y generosidad.

Ejercicios Espirituales

En el ruido del mundo de hoy, se encuentran pocos espacios que sean adecuados para descansar el espíritu en un profundo encuentro con Dios. San Ignacio, quien conocía a fondo el corazón del hombre, y por ende su necesidad de infinito, propone una metodología basada en el silencio, la meditación del Evangelio y el conocimiento propio, en sus Ejercicios Espirituales, que permite a quien los hace profundizar y ordenar su vida. Son la oportunidad perfecta vivir algo diferente, nuevo y renovador para quien busca en su vida encontrar un sentido.

Misiones y Voluntariado

Dice la beata Madre Teresa de Calcuta que "hay males que no se pueden curar con dinero, sino sólo con amor".  Por eso ante la necesidad de los que sufren alguna enfermedad, se encuentran solos por la vejez o el abandono, sentimos el llamado de dar eso poquito que podemos, que es el amor y la compañía.  Ya lo decía el P. Morales, "si tú no ardes de amor, el mundo se morirá de frío". Por eso te invitamos a acompañarnos a los diferentes hogares de ancianos y desvalidos u hospitales, donde podrás compartir con los que más lo necesitan. Y la mejor sorpresa será la alegría que llenará tu corazón al hacerlo.

Próximos Eventos
  • Todos los sábados: Misa de la Virgen 

  • Agosto: Vela o adoración del primer viernes de mes 

  • Agosto: Misiones y voluntariado 

  • Por confirmar: Retiro o Ejercicios Espirituales

  • Por confirmar: Campamento de Santa María

Ingresa tus datos para recibir información
Testimonios - Noticias

Campamento de Santa María

Lizeth Verónica Reyes

Lo que más me gustó del campamento fue el día de misión. (En una vereda del municipio de Subachoque, durante un día visitamos casa por casa en parejas para anunciar al Señor). Es una entrega increíble hacia los demás, porque uno da el espíritu que Dios le ha dado, y eso es muy gratificante. Saber que puedo dar a Dios a otras personas…  Uno se siente como mensajero del bien para los demás, un mensajero para decirles: Dios existe, tengan fe, que pase lo que pase Él ahí va a estar.

También me gustó del campamento el hecho de que no me sentí obligada a tener alguna creencia; es decir, las mismas personas con las que estaba en el campamento me hacían querer ser igual que ellas, no obligada, sino porque yo quería hacerlo. Creo que eso es muy bonito para una persona, porque a nadie le gusta hacer las cosas de manera obligada, ¿no? Por eso, ese tiempo que estuve en el campamento, yo decía: “Hombre, esto de verdad es rico; vamos a hacerlo porque esto de verdad es rico”. En definitiva, me gustó que no me obligaron a hacer nada, y sí me hicieron querer hacerlo todo. 

 

Ejercicios Espirituales y Primera Comunión

Yesica Sánchez

Mi nombre es Yesica Sánchez, tengo 19 años, soy estudiante de Ingeniería Civil de la Universidad Católica de Colombia. Asistí a Ejercicios Espirituales a finales de mayo de 2016. Al segundo día de ejercicios, solicité hablar con la persona la guía, le comenté que deseaba recibir a Cristo pronto, puesto que a la fecha no había hecho mi primera comunión. Cuál no sería mi alegría, cuando me dijo que podía hacerlo al día siguiente, fiesta del Corpus Christi, que los ejercicios eran la mejor preparación. Ahora tenía que preparar muy bien mi primera confesión, me costó mucho pero me llenó de paz, mi pasado quedaba atrás. El momento por fin llegó, después de tanto tiempo pude recibir a Jesús Sacramentado, se me llenaban los ojos de lágrimas y el corazón me latía muy fuerte… todo fue perfecto. Desde entonces intento mantener mi vida unida a Él. Ahora entiendo que no se necesita nada más para ser feliz que vivir en Dios.

Please reload