Cruzadas de Santa María

Instituto Secular

Las Cruzadas de Santa María somos

un Instituto Secular de derecho pontificio. Consagradas en medio del mundo y viviendo

la espiritualidad contemplativa en la acción

a imitación de la Virgen en la Familia de Nazaret, participamos activamente en la misión evangelizadora de la Iglesia

Quienes somos

 

Las Cruzadas de Santa María somos un Instituto Secular fundado por el jesuita español Tomás Morales Pérez S.J., en proceso de canonización. El 8 de diciembre de 1965 recibimos la aprobación como Pía Unión Cruzadas de Santa María, el 13 de mayo de 1989 la aprobación como Instituto Secular de derecho diocesano y el 13 de mayo de 2000 como Instituto Secular de derecho pontificio.

Vivimos la consagración propia de un Instituto Secular: consagradas a Dios plenamente en medio del mundo, mediante la profesión de los consejos evangélicos (castidad, pobreza y obediencia). Animadas por una profunda espiritualidad, desarrollamos nuestra actividad apostólica sobre todo en el campo de la educación y pastoral universitaria, en la atención preferente a los jóvenes y a las familias. 

Las Cruzadas de Santa María estamos presentes en diecinueve diócesis de España, así como en Alemania, Italia, Irlanda, Perú, México, Colombia, Chile, Camerún, Cuba, EE.UU. y Uruguay.

Carisma y misión

Nuestra espiritualidad nace de los Ejercicios Espirituales de san Ignacio y de la rica vida contemplativa que emana del Carmelo teresiano. Somos “tronco ignaciano con savia carmelitana”, en palabras del P. Morales.

CONSAGRADAS EN EL MUNDO

El carisma que el P. Morales nos ha transmitido se caracteriza por la búsqueda de la santidad apostólica en medio del mundo, viviendo la espiritualidad contemplativa en la acción a imitación de la Virgen en la Familia de Nazaret. 

CONTEMPLATIVAS EN LA ACCIÓN

Nuestra misión está dirigida a evangelizar, mediante una presencia incisiva, todas las realidades temporales. Mirando a Cristo, buscamos la santidad en el trabajo profesional. Cada una encuentra en su trabajo, oculto y competente, el mejor medio de unirse con Jesús. El P. Morales se adelanta proféticamente a la visión que el Concilio Vaticano II ofrece sobre la promoción del laicado en la Iglesia y en el mundo y dedica su vida a descubrir a los cristianos las riquezas del bautismo, en la familia, en la educación, en la cultura y en el trabajo. 

Familia

Ofrecemos a las familias un marco de evangelización dirigido a cultivar sus genuinos valores. Entre las iniciativas para la promoción cristiana de las familias destaca el Instituto Berit, centro de estudios y de formación, orientación y acción familiar. 

Educación

Deseamos contribuir a la educación integral de las personas tomando a Cristo por modelo. La educación en todas sus etapas en sentido estricto es uno de los campos prioritarios de nuestro apostolado, puesto que contribuye a la formación de las nuevas generaciones, a cimentar y desarrollar una auténtica civilización cristiana. Educar en y para la libertad, educar amando, exigiendo y entusiasmando.  

Cultura

La evangelización en el ámbito de la cultura es primordial porque en ella se juega el destino de la humanidad. Se trata de “una exigencia de la cultura y una exigencia de la fe” (P. Morales). Entre las iniciativas que hemos desarrollado en este campo destacan los Encuentros de Universitarios (EUC), los Seminarios de Filosofía y Bioética, los Círculos de Estudio y Asociaciones culturales en diferentes universidades. 

Trabajo

El trabajo tiene como objetivo el desarrollo y promoción de la persona y la búsqueda del bien común. Es una cantera de santificación para el cristiano, y especialmente para los consagrados en medio del mundo. Es nuestro primer campo de misión.